Algas para todos los gustos…

  Y queremos ponertelo fácil, por eso vamos a describir brevemente las diferentes variedades de algas, y sus principales propiedades, así podrás escoger cuales son tus preferidas:

 

  • el espagueti de mar es rica en hierro, potasio, y vitamina C. Regula el colesterol, activa las defensas, depura y rejuvenece. Es un poderoso energetizante indicado en anemias, astenia, estados de fatiga crónica, uñas quebradizas y caída del cabello. Combina perfectamente con cereales y legumbres. Sofrita como guarnición y relleno, o rebozada.

 

  • La wakame tiene un alto contenido de calcio, magnesio y hierro, además de vitaminas C y B. Regula el colesterol, esta indicada en problemas circulatorios, depura, fortalece la sangre y es apropiada para recuperaciones postparto, además de ser una gran desintoxicante. Combina bien con arroz, cereales, verduras, sopas, salteada con cebolla, hervida y aliñada con aceite, en rellenos,… Remojada y servida con pepinos y un aliño de vinagre constituye una ensalada refrescante y tonificante.

 

  • El alga kombu, es especialmente rica en yodo, calcio y vitaminas A, B2, C, D y E. Elimina el colesterol, regula la tensión, la diabetes, la tiroides y estimula el sistema linfático. Es beneficiosa para personas con problemas de peso. Cocinada con legumbres, las hace más digeribles y menos flatulentas. También puede cocinarse en sopas, caldos o con verduras y cereales.

 

  • La nori, constituye una importante fuente de proteínas, vitaminas A, B1 y C, minerales y clorofila. Es digestiva, previene el endurecimiento de las arterias, disminuye la tensión, el colesterol y elimina grasas. También esta indicada en asténicos y personas con problemas digestivos. Es deliciosa en bocadillos, ensaladas o combinada con tofu, huevos y verdura. En láminas se suele usar para envolver rellenos o hacer sushi.

 

Podemos utilizar las algas como cualquier verdura; por su olor y sabor a mar, constituyen un acompañamiento idóneo para pescados y mariscos. Dada su gran riqueza nutritiva basta con una pequeña cantidad para beneficiarnos de sus cualidades (1 o 2 cucharadas), especialmente si nos iniciamos en su consumo y no estamos acostumbrados a su sabor. Como han sido previamente deshidratadas, es importante remojarlas unos 20 minutos previamente, excepto la nori. El agua resultante puede usarse para cocinar, como caldo, o en el baño para realizarnos un minibalneario casero. También podemos aplicárnoslo sobre la piel a modo de tónico facial, corporal o mascarilla.

Tallarines con algas

Si lo prefieres tambien puedes comenzar con un auténtico plato de pasta, eso si con algas, una buena manera de introducir en tu dieta las algas, donde la pasta tradicional se enriquece con lo mejor de las costas gallegas, aportandole yodo y magnesio, y puedes escoger entre tallarines con wakame, nori y lechuga de mar, para su correcta preparación dejalas cocer en agua con sal hirviendo durante 3 minutos y voilà ! ya estará listo para aliñar, con aceite de oliva virgen extra, tan fácil como rápido y saludable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ecológicos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s