El te, propiedades de una bebida milenaria…

Para conocer los orígenes de esta estimulante bebida, debemos remontarnos a la China imperial del 2000 antes de Cristo. Su uso fue tan popular y tan acogido por sus propiedades medicinales, que de ahí se extendió a países vecinos como la India; lugar des del cual, posteriormente y gracias a las rutas comerciales de la época,  su consumo pasaría a  extenderse a los países europeos.
Sin duda, el éxito que obtuvo a nivel mundial fue debido entre otras cosas a sus propiedades digestivas, pues resulta un gran estimulante gástrico que acompaña bien cualquier comida en cualquier momento. Su uso es beneficioso en casos de gastritis, es especial para sus indeseada sintomatología; además, tiene un importante efecto diurético que ayuda a eliminar la retención de líquidos y las toxinas. Esta ultima propiedad, unida al hecho de que se trata de un producto bajo en calorías, la hace altamente eficaz en dietas depurativas o de adelgazamiento.

La medicina tradicional china le otorga una gran multitud de propiedades; entre ellas, estimula la visión, reduce los efectos del alcohol, elimina flemas, fortalece los dientes, efecto reductor, así como preserva la salud y la juventud.

Hoy en día, diversos estudios han demostrado que la gran cantidad de polifenoles que posee, lo convierten en una sustancia rica en antioxidantes, no solo protegiendo al organismo frente a la acción nociva de los radicales libres, que debilitan el sistema de defensas y aceleran el proceso de envejecimiento; sino que también, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas e incluso ciertos tipos de cáncer. Todo ello, sin olvidar, que se trata de una hierba altamente estimulante, que despierta la mente y revitaliza el organismo.

Se sabe también que contiene vitaminas A y B, calcio, potasio, magnesio, fluor,… y teína; una sustancia idéntica a la cafeína que, en los últimos años, le ha restado importancia a sus propiedades, comparándola con el efecto excitante del café. Pero la cafeína en si, aunque estimulante y contraindicada en casos como hipertensión, embarazo o insomnio, en dosis moderadas, también posee propiedades beneficiosas para la salud, pues mejora el rendimiento intelectual, potenciando la memoria y la concentración. De todos modos y a diferencia del café, el té posee componentes que hacen que la cafeína sea absorbida más lentamente por el organismo; es por ello, que el té excita menos que el café, pero mantiene sus efectos más tiempo. Si a pesar de ello, el tema de la cafeína nos sigue preocupando, deberemos tener en cuenta que el te negro y el te rojo son los que poseen mayores concentraciones de teína; pudiendo optar, entonces, por el te verde o el te blanco, que contienen menos. Incluso si queremos prescindir completamente de esta sustancia, podemos recurrir a sustituir los anteriores tes por un te Rooibos, que carece de cafeína.

Otro tema que también ha creado polémica es el hecho de que, al parecer, el té reduce la absorción de hierro en sangre, por lo cual  no estaría recomendado en personas con tendencia a anemia. No hay que alarmarse, pero si que hay que tomar ciertas precauciones. Estudios recientes han demostrado que si el té se consume fuera de los horarios de las comidas, no se produce esta reducción en la absorción del hierro. Por lo que no hay que preocuparse por este tema, pues simplemente tomándolo 30 minutos después de la ingesta de alimentos, el riesgo desaparece.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cafés, Tés y Cacaos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s